• Melodias antes de nacer - 15-08-2016

  • Melodias antes de nacer

    El feto dentro del útero percibe los latidos cardíacos y los movimientos respiratorios maternos y éstos son para él sus parámetros de bienestar. Por lo tanto, se dice que las embarazadas que diariamente dedican un tiempo para relajarse escuchando música, pueden ayudar a sus bebés a sentirse más calmados y felices.

    La música produce relajación y esto genera una descarga hormonal y de endorfinas que se traducen en una sensación de bienestar que se acompaña de una frecuencia cardiaca sin variaciones y una respiración materna tranquila y rítmica. Eso, indudablemente beneficia a la madre y a su hijo.

    Los sonidos antes de nacer

     El oído se desarrolla completamente a los 4 meses y medio de gestación.

    El niño empieza a percibir sonidos a partir de ese momento y lo que mejor oye es la voz materna. Esta viaja a nivel del sistema óseo, es decir, los sonidos que la madre produce se transmiten a través de los huesos de la pelvis, que funciona como una verdadera bóveda, y la vibración de esos sonidos va directamente al feto.

    La especialista señala que además el niño tiene la capacidad de discriminar sonidos, es decir, bloquea los de frecuencia baja, como los que emiten los órganos, fluidos internos de la madre o la respiración, y elige escuchar los de frecuencia alta, como la voz de su mamá.

    Distintos experimentos científicos revelan que el feto es capaz de oír y que la música colabora con el fortalecimiento del vínculo que une a una madre con su hijo. Es por eso que la música tranquila y las canciones de cuna que la madre canta o escucha llegan a oídos de su hijo a partir del quinto mes de gestación. Este tipo de música estimula la estructuración y el desarrollo del cerebro del niño, facilitando de esta forma el establecimiento de la red neuronal, mejorando la función cerebral.