• Todo sobre la Toxoplasmosis - 20-09-2016

  • Toxoplasmosis ¿como evitarla?

    La toxoplasmosis es una enfermedad provocada por un parásito que afecta mamíferos, aves y humanos. Al contraer la enfermedad existe la posibilidad de no padecer síntomas, y en el caso de que estos aparezcan, suelen caracterizarse por ser parecidos a los de la gripe: dolor de cabeza, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, fatiga, dolor muscular y articular. Normalmente no requiere de un tratamiento específico si la persona que la contrae goza por lo general de buena salud. Sin embargo, en el caso de estar embarazada y contraer la enfermedad sí será necesario la actuación de medicamentos, puesto que, de lo contrario, pueden surgir complicaciones tanto para la gestación como para el feto.

    ¿Cómo se contrae la toxoplasmosis?

    La causa de la toxoplasmosis es la infección por el parásito Toxoplasma gondii, un protozoo que puede vivir en animales, especialmente en los gatos. Pero también podemos encontrarlo en alimentos como las verduras, las frutas o la carne. Por tanto, existe la posibilidad de adquirir la enfermedad, principalmente, a través de:

    - La ingesta de verduras y frutas que no se han lavado bien previamente.

    - La ingesta de carnes crudas o en mal estado.

    - Agua contaminada con este parásito.

    - El contacto con heces de gato infectado por toxoplasmosis (al no lavar bien nuestras manos y que estas puedan entrar en contacto con nuestra boca).

    Toxoplasmosis en el embarazo

    Lo primero que debes saber es que si ya has pasado esta enfermedad anteriormente, tu cuerpo ha conseguido desarrollar una inmunidad hacia ella, por lo que no debes preocuparte. Si no ha sido así y contraes esta enfermedad durante el embarazo (cuya posibilidad, por lo general, es baja), podrías transmitírsela también al feto, por eso es importante actuar a tiempo. Al principio del embarazo el riesgo de contagio es menor, pero va aumentando a medida que avanzan los meses.

    Precauciones que hay que tomar durante el embarazo

    Como siempre es mejor prevenir que curar, aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte a no entrar en contacto con el parásito causante de la toxoplasmosis:

     Si tienes un gato en casa, evita tocar sus excrementos y cambia con cuidado las piedras de su caja de arena.

    Lávate las manos antes y después de cada comida, sobre todo si has manipulado carne cruda.

    Mantén limpios los utensilios de cocina que hayan estado en contacto con carnes crudas o frutas y verduras sin lavar, como la tabla de cortar o el escurridor.

    Intenta comer la carne muy hecha. Si quieres comer carne cruda (como el jamón serrano) congélala antes de ingerirla.

     Lava bien la fruta y la verdura antes de consumirla.

    Evita consumir productos elaborados con leche cruda.

    Procura no beber agua que no haya sido tratada (agua no potable).

    Acude a todas las revisiones médicas y lleva las pruebas al día.