• Ejercitate durante el Embarazo - 20-09-2016

  • Ejercitate durante el Embarazo

    Tu embarazo no es el momento de tratar de perder peso ni de empezar a practicar ejercicios vigorosos, pero si hasta ahora todo ha ido bien y no tienes un embarazo de alto riesgo, puedes empezar un régimen de actividades leve o moderado.

    Empieza despacio y con precaución

    No te ejercites hasta que te duela o hasta que estés completamente exhausta. Una buena regla que debes tener en mente es: disminuye el ritmo si no puedes conversar con facilidad mientras haces ejercicio.

    Asegúrate de alimentarte bien y beber muchos líquidos. Durante el embarazo necesitas consumir aproximadamente 300 calorías adicionales al día, dependiendo de lo que pesabas antes de quedar embarazada.

    Tipos de ejercicios seguros

    Si estás embarazada y es la primera vez que vas a hacer ejercicio físico, considera las siguientes opciones:

    Caminar: Es la mejor actividad para las mamás embarazadas porque es segura, fácil de practicar y te proporciona beneficios cardiovasculares, o sea, es perfecta incluso si no hacías nada de ejercicio antes del embarazo.

    Natación: Es una excelente actividad porque permite trabajar todo el cuerpo pero pone poquísima presión sobre las articulaciones. Además, tiene la ventaja de que en el agua flotas y te sientes ligera, lo cual alivia temporalmente la incomodidad provocada por tu pancita cuando ya está más grande.

    Yoga prenatal y estiramiento: Estas dos actividades alivian la tensión y ayudan a mantener el cuerpo flexible y fuerte.

    Actividades que debes evitar

    Deportes de alto riesgo, como el buceo, y actividades durante las cuales te puedes caer y lastimar, como montar a caballo, esquiar cuesta abajo, acuático están prohibidas durante el embarazo.

    Otros tipos de ejercicio, como montar en bicicleta, deben hacerse con precaución o incluso posponerse hasta después del nacimiento del bebé. Aunque muchos ciclistas digan lo contrario, algunos expertos aseguran que montar en bicicleta durante el segundo y el tercer trimestre es peligroso porque puedes perder el equilibrio y caerte con mayor facilidad.

    Después del primer trimestre evita hacer ejercicios acostada de espaldas, como los abdominales, ya que podrían provocar mareos y reducir el riego sanguíneo hacia el útero.    Los ejercicios con pesas y otros que exijan que estés de pie por largo rato sin moverte, también podrían reducir la cantidad de sangre que llega al útero. Para evitar que esto ocurra, mantente en movimiento cambiando frecuentemente de posición o simplemente moviendo las piernas.

    Señales de alerta

    Si tienes falta de aire, no empieces a hacer ejercicio hasta que se te haya quitado. Y si sientes cualquiera de los siguientes síntomas durante la actividad física, para inmediatamente y llama a tu médico si tardas en mejorar:

    mareos o sensación de desmayo / debilidad muscular / dolor de cabeza / hemorragia vaginal / contracciones (parto prematuro)